lunes, 25 de abril de 2011

Baños, cines, saunas, estadios. (Parte veintinueve)

La foto que recuerda

Los mismos lugares recorridos en los mismos años y la imposibilidad de reconocerse. Carlos y Raul no podían consolarse.

-Seguro que en aquellos años eran bien diferentes. - Arriesgué. – Tal vez no se
reconozcan por estar muy diferentes.

Entonces a Raul se le ocurre que su foto en el documento es lo suficientemente antigua como para darle una pista a Carlos. Y tenía razón. Mostró su identificación a su no-conocido compañero de aventuras de antaño y la foto consiguió abrir el resquicio.

-Ahora sí. Ahora me acuerdo de vos – afirmó Carlos.

-Al menos uno de los dos recordó, -comentó Raul. – Yo sigo igual que al comienzo.

De postre, filología

Antes de la despedida aún quedaba tiempo para una historia más.

Cada país tiene su modo de denominar a sus homosexuales. Despectivamente, la mayoría de las veces. Aunque el ingenio de los destinatarios de los insultos sabe aprovecharse de la supuesta descalificación y divertirse con ella.

En la Argentina, un homosexual puede ser llamado amanerado, afeminado, marica, mariquita, maricón, mariconazo, desviado, loca, loquita, pederasta, puto, putazo, putarraco, trolo, trolazo, marcha atrás, invertido, chupapijas, traga sables, sodomita, traga leche, mantequita, manfloro, pulastrín, etc. Denominaciones todas que no esconden mucho misterio. Salvo, quizás, pulastrín, término usado en el lunfardo porteño de los guapos tangueros y trolo, que no hace referencia directa a nada vinculado con el ser de la persona que es descripta.

El origen del término trolo se remonta a los años en que por Buenos Aires circulaban los trolebuses. Y es que a estos transportes públicos de pasajeros se ‘les’ ingresaba por la parte trasera. De allí el mote de ‘trolo’ dado a los homosexuales argentinos.

Recordé esto porque aquí, en Brasil, no escuché tantos sinónimos, a pesar de moverme todo el tiempo en el ambiente. Los que se reiteran son ‘bicha’ y ‘veado’. Casi nadie usa otros sinónimos como boiola, efeminado, maricas, invertido, bicha-louca o viadinho. De bicha, en aquella larga sobremesa en la pizzería, nadie me pudo dar el origen. El de veado, lo cuenta Raul en aquella extensa sobremesa, tal como apareció en la revista Lampião da esquina, a comienzo de los años ochenta:

- En tiempos aún del Imperio de Brasil, a finales del siglo diez y nueve, los homosexuales de la época se encontraban por las noches en el Beco de la Poca Vergonha, en la ciudad de Río de Janeiro, capital entonces del Imperio. La policía solía hacer razias en ese oscuro callejón, deteniendo a los que sorprendía intentando algún tipo de intercambio sexual, con el fin de desalentar la presencia de los homosexuales en las calles.

Una noche, además de ir los uniformados a realizar su operativo, llevaron junto con ellos a los periodistas. En el relato periodístico que da cuenta de la acción represiva de los policías imperiales, el cronista, al hablar de los homosexuales que intentaban escapar a la inminente detención, los describe señalando que al huir: ‘corrían como venados’ (veados).

(Continuará)

7 comentarios:

el osculador dijo...

Parece que esta serie de relatos y anécdotas está llegando a su fin. Cada capítulo tuvo su fuerza y su destreza para darle al lector diferentes sabores como invitándolo a perderse en ese submundo que Carlos y Raúl recordaban con excitación y nostalgia. En algunos de esos bocadillos me sentí cómplice, pues tuve mi breve época de aventurero hasta que llegó internet.
Interesante también el origen de esas palabras tan usuales para nombrar a los homosexuales. Me trajo a la memoria el poema "Oda a Walt Whitman" de García Lorca en el que enumera otros sinónimos para los veados.
Gracias por estos textos, Franco. Sigue publicando como hasta ahora.
Roberto.

Edu dijo...

Finalmente aprendi o espanhol que meu professor (argentino) se recusou a me ensinar!!! :-) Gracias, Franco!!

Gordo puto, amén dijo...

Querido Roberto

Gracias.
Efectivamente, la historia llega a su fin. Para una charla de pizzería... Como que me entusiamé, ja.

Seguro voy a seguir publicando otras cosas.

Un fuerte abrazo.

Gordo puto, amén dijo...

Edu

Yo te puedo dar clases cuando quieras.
Qué horarios tenés libres?

Gracias a vos!
Besos!

Edu dijo...

Horários libres? Hora del almuerzo o después de las 5 de la tarde! :-) Beso!!

Edu dijo...

Horario sin acento... Todo invertido en español!

Gordo puto, amén dijo...

Después de las 5 me parece bien. :o)

Y es en portugués donde está todo invertido.

El español es un idioma más antiguo... ;o)