viernes, 4 de enero de 2013

El mejor culo del pueblo


En el pueblo, como en todo pueblo, se sabía quiénes eran gays, pero de eso no se hablaba en voz alta: la palabra puto se susurraba al oído como un secreto mal guardado. Eran muy pocos los que se animaban a asumirse públicamente. Como Norberto, quien en rueda de amigos un día se animó. O se le escapó.

En un almuerzo de trabajo, un mediodía en que llovía parejo, uno de los presentes, acudiendo a un lugar común comentó:

– ¡Qué buena tarde para estar cogiéndose a alguien!

A lo que Norberto, sin ponerse colorado, retrucó:

            – ¡O para que te estén cogiendo!

Si bien a Norberto era amanerado, nadie la faltaba el respeto (al menos en público), y hasta una vez un amigo, hablando de sus maneras, llegó a decir:

– No, no es puto, es un tipo fino.

Una mañana caminaba con mi amigo Charlie por la avenida de las palmeras, y al pasar frente a una peluquería comentó:

– Ese peluquero tiene el mejor culo del pueblo.

– ¿Y vos como sabés? – pregunté sorprendido, ya que mi amigo es uno de esos héteros irreductibles que todavía quedan.

– Me contaron.



Seguimos caminando en silencio, y ya no hablamos del tema. Varios años después, recordé la frase elogiosa sobre el culo del peluquero, y una tarde me llegué hasta su peluquería con la excusa de cortarme el pelo, pero con la secreta esperanza de que algo pase. Llegué cuando la tarde se hacía crepúsculo. Para mí sorpresa el lugar estaba muy poblado, gente conocida que se cortaba el pelo allí y otros que sólo estaban allí para mirar la televisión.

            Esperé mi turno, pero el peluquero, dueño del mejor culo del pueblo, al decir de mi amigo, me indicó al instante el asiento más alejado del resto de la gente y comenzó a prepararse para un corte. Le comenté que había otros antes que yo, pero el peluquero me aclaró:

– No, ellos están de paso, son amigos de la casa.

Me senté, dejé que me coloque la protección para evitar que el pelo caiga sobre la ropa y le indiqué como quería el corte. Comenzó a realizar el trabajo y, como todo peluquero, inició una charla intrascendente. El resto de los presentes nos daban la espalda, mirando hacia el televisor. Yo respondía de manera escueta pero atenta. De ninguna manera quería que se notase que había ido con segundas intenciones; en especial, porque uno de los presentes era mi vecino, padre prolífico y profesional reconocido en el pueblo. A pesar de la situación desfavorable, el peluquero recurrió a uno de los más viejos de los ardides eróticos. Y haciéndose el distraído, mientras miraba hacia el resto de los presentes, cerciorándose que no estuvieran mirando hacia nosotros, me apoyó la pija en el brazo. Yo, que había ido con esa intención, lo dejé hacer: ni lo rechacé, ni moví un pelo. Cambió de lado, y de espaldas al resto que no podía verlo, me siguió apoyando en el otro brazo. Yo seguía sin dar señales de la recepción del masaje erótico en el brazo, sólo lo dejaba hacer. Luego se puso por detrás, siguió cortando y siguió con la charla banal. Cuando regresó a la primera posición, volviendo a apoyarme la pija, sin darle tiempo a que reaccione, pasé mi mano por entre sus piernas y le agarré con firmeza el culo. Se puso nervioso y con la mirada me indicó que quería que lo suelte. Lo hice, terminó el corte, pagué y me fui. Los parroquianos imperturbables seguían allí como hipnotizados por al aparato de TV.

            Como era de esperar me quedé un poco loco, pero tenía mi estrategia. Había memorizado la hora de cierre y unos minutos antes volví a entrar en la peluquería.

– No encuentro la agenda, – dije – ¿no quedó por acá?

– Me parece que no – respondió el peluquero–. ¿Si querés la buscamos?

Yo miré hacia todos lados confirmando que no hubiera nadie. Vi una puerta en el fondo entreabierta, y pregunté si había alguien allí.

– No ya se fueron todos, allí tengo un pequeño office - respondió.

– Si no queda nadie, yo tampoco perdí ninguna agenda. Vine a proponerte terminar lo que empezamos antes. ¿Te parece?

– Claro. Esperá un minuto.

Cerró con llave, apagó las luces del salón y encendió unas que se dirigían hacia la vidriera espejada, impidiendo que se viera desde afuera. Todo el procedimiento parecía mecánico, como algo que lo había hecho miles de veces. Volvió hasta donde estaba yo, y sin decir agua va, comenzó a besarme. Si me había interesado en el peluquero era porque su generosa masa corporal me cautivaba definitivamente. Pero el hecho de estar allí, en el mismo salón, protegidos sólo por las luces me dio temor.

– ¿No se ve desde afuera? – me inquieté.

– No, quedate tranquilo, yo lo comprobé. No es la primera vez, y te aseguro, no se ve nada.

Entre besos furiosos nos sacamos la ropa. Y ahí comprobé que desnudo era mucho más hermoso de lo que imaginaba. Recorrimos todo el repertorio sexual sin saltearnos una sola pieza. Después de los bises, cuando me estaba yendo, le prometí que volvería. Me dio su teléfono, para que combine antes de ir, para que no haya gente que pueda sospechar. Con el tiempo lo vi varias veces, incluso seguí cortándome el pelo allí. En una oportunidad, mi vecino estaba otra vez allí, mirando televisión. Cuando después de esa oportunidad nos volvimos a ver a solas, mi peluquero me comentó:

– Tu vecino está intrigado, dice que por qué se te ve tan seguido por acá.

– Vengo a cortarme el pelo. ¿O no? ¿Y el por qué pregunta? ¿Está celoso?

– Un poco. Hace años que nos vemos, y ahora piensa que lo voy a dejar por vos.

– Decile que se quede tranquilo– respondí la última vez que lo vi.

Al tiempo me vine a Buenos Aires y ya no lo volví ver. Supongo que mi ex vecino se alivió. Yo lo que puedo afirmar con total seguridad es que mi amigo Charlie estaba en lo cierto: culos como el del peluquero se ven, se tocan y se gozan pocas veces en la vida.
 
 

28 comentarios:

Franco Gordo Puto dijo...

Por el párrafo final del texto habrán notado que es antiguo.

Sigo publicando fragmentos del libro escrito en 2008.

Gracias por pasar.

hol dijo...

estupenda historia puedo imaginarme absolutamente todos los detalles! :)

Franco Gordo Puto dijo...

Muchas gracias Hol.

Me alegra que te haya gustado.

Abrazo!

Gerasimos Spathis dijo...

Lovely site.

Noé Garrido dijo...

Excelente relato, sigue compartiéndolos por favor, mi más sinceras felicitaciones.

Franco Gordo Puto dijo...

Thanks Gerasimos.

;)

Franco Gordo Puto dijo...

Muchas gracias Noé!

Gracias por pasar y comentar.

Abrazo!

Franco Gordo Puto dijo...

Disculpen los que habitualmente comentan por aquí.

Tengo que volver a moderar los comentarios, porque el enfermo que no deja de molestar desde hace tres años, ahora firma con los nombres de otros lectores.

Los comentarios que tengan que ver con el blog, serán publicados.

Gracias por entender, saludos.

Franco

Peto dijo...

Genial, que edad tenias?

Franco Gordo Puto dijo...

Gracias Peto.

Debía tener unos 38 o 39 años, si mal no recuerdo.

Saludos.

Anónimo dijo...

Copiar un nombre lo hace cualquier troll, pero con una pizca de imaginación se la hacemos imposible [y de paso nos divertimos]

Momentos Franz:
"Llegué cuando la tarde se hacía crepúsculo. Para mí sorpresa el lugar estaba muy poblado, gente conocida que se cortaba el pelo allí y otros que sólo estaban allí para mirar la televisión"

Qué bueno esto; aparte reconozco ese fenómeno de lugares a los que se iba para aprovechar una tele [y a color!!!] ahora se dice que es por los aires acondicionados [cualitativamente superior, digámoslo]

"Yo, que había ido con esa intención, lo dejé hacer: ni lo rechacé, ni moví un pelo."

ahahah

"Recorrimos todo el repertorio sexual sin saltearnos una sola pieza"

faaah a veces abundar en detalles, otras condensarlos en una buena frase...

Muy divertidos tus relatos, Franz sos un capo!

Diego

Anónimo dijo...

PD: qué tema los culos... no es en lo que más gasto la mirada; estoy perdidamente obsesionado por los pechos, aunque sí reconozco que tiene que haberlo eh...ahahah

Ahora sí... abrazo!
Diego

Anónimo dijo...

WOOFS! Franco...
Parabéns pelo blog e pelos contos/cronicas...
Tenho alguns parecidos, alguns reais outros + ficcionais...

Bear Guy

Franco Gordo Puto dijo...

Obrigado amigo!

Abraço.

Anónimo dijo...

Queridísimo puto irredento:
Lo de Charlie vaya y pase pero..."..y yo tampoco no perdí ninguna agenda" queda feíto.
Un abrazo criollo.
Charlie(el datero)

Franco Gordo Puto dijo...

Gracias amigo!

Ya correjí el error.

Abrazo de Oso

Franco (puto irredento)

Anónimo dijo...

Como te localizo

Franco Gordo Puto dijo...

Diego

Muchas gracias por tus cometarios.
Como siempre, se disfrutan mucho.

Y por ahora el blog seguirá moderado.
El Troll sigue dejando montones de mensajes insultantes...

Abrazo!

Franco Gordo Puto dijo...

El anónimo que me quiere localizar:
qué intenciones tiene?

:-)

orfeucan dijo...

Me gusta mucho las belissimas estorias que contas...que rico es.

Franco Gordo Puto dijo...

Muchas gracias Orfeucan.

Un abrazo.

paco dijo...

franco excelente relato del mejor culo , ya he probado ese tipo de culo y son deliciosos, me hizo revivir mi experiencia

paco dijo...

excelente relato, me recordo algo que vivi

Franco Gordo Puto dijo...

Muchas gracias Paco por pasar y comentar.

Me alegra saber que te haya revivir buenos momentos.

Abrazo.

Rafa007 dijo...

jejeje, cómo pega en la memoria ese rótulo de "mejor culo"!

...lo digo x experiencia. Quisiera tu evaluación! jaja

Hermoso relato Franco!

Abrazoo grande

Franco Gordo Puto dijo...

Gracias Rafa, me alegra que te haya gustado.

Pero me perdí... Que tengo que evaluar? Un culo que vos conociste?

Abrazo!!!

Anónimo dijo...

Ay franco gordo que bien estas... si me das oportunidad........

Anónimo dijo...

soy de rol versátil mas pasivo serio y discreto, soy blanco, alto , peso promedio, ojos negros , cabello corto negro, soy higiénico, graduado universitario, vivo con mis padres, mi familia nada sabe, mi edad es 34 años, sitio para un encuentro privado no tengo. para contactarme mi numero de celular 0416-7927794 Maturin Edo monagas , venezuela
facebook:
http://facebook.com/ronaldjose.martinezrondon