lunes, 1 de octubre de 2012

¿Tomamos mate o qué?



Mi amigo el Giaca podría habernos descripto, a quienes vivíamos en el seminario -allá por el año de 1980-, como un gran elenco. Aunque nosotros gustábamos de definirnos más como un improbable zoológico.

Llegados de los más diversos y distantes puntos del país convergíamos en esos años, en aquella enorme construcción de un falso estilo ecléctico enclavada en un rincón de la ciudad de La Plata, casi doscientos aspirantes a sacerdotes. Contrariamente a lo que se pueda suponer, los motivos por los que estábamos allí no eran los mismos para todos: estaban los que sinceramente creían haber recibido el llamado de la vocación, los que esperaban superar su imposibilidad de sobrevivir en la sociedad civil sin esa pequeña ayudita, los que estaban motivados por su compromiso con los pobres, los fascistas de siempre que se escondían en la SIDE propia de la iglesia prontos a delatar a todos los que sospechaban ser agentes del sucio y nefasto comunismo internacional, los que solo esperaban poder rezar y montones de homosexuales que encontraban refugio detrás de esas paredes, entre otras especies difíciles de definir.

Después de clase, o entre clases, o en todo rato libre que tuviéramos era muy común que nos reuniésemos en algún cuarto –cuarto que en algunos casos era individual, en otros compartido entre dos y, para los de los primeros años, compartido entre seis u ocho personas - a tomar mate. Era nuestro más practicado deporte.

Claro que algunos de los curas superiores no permitían ese tipo de reuniones. En particular uno a quien llamábamos el Chili. Recorría los largos pasillos donde se encontraban las habitaciones y abría las puertas sin golpear intentando siempre descubrir a algunos en orsai. Hasta que una vez, el flaco Peralta, conociendo la manía del cura y escuchando las puertas que se abrían y cerraban, se desnuda dentro de su habitación y, tijera en mano, se sienta en la cama que daba de frente a la puerta con las piernas bien abiertas, subiendo uno de los pies al borde de la cama como si se estuviera cortando las uñas. Al abrir esa puerta el Chili quedó congelado. De ahí en adelante, comenzó a golpear antes de entrar.

Una tarde, en el cuarto de Alejandro –una simpática loca que buscaba escandalizar a los más jóvenes contando que dormía desnudo- estábamos cuatro o cinco seminaristas charlando de bueyes perdidos cuando llega el Abuelo Toronja (era el Abuelo porque la mayoría llegábamos al seminario después de terminar el secundario y el abuelo había llegado con casi 50 años, y Toronja por la semejanza de su calvicie con el amargo fruto regional) y, como no había ningún mate circulando en esa espontánea reunión, comenzando a desabotonar su amplia sotana –responsable por albergar su generosa panza- pregunta maliciosamente:

- ¿Y, qué hacemos? ¿Tomamos mate o cojemos?

El dueño de la habitación – que satisfacía sus necesidades carnales con el padre Carlos, prefecto de disciplina-abre un armario y saca un paquete de yerba. Sabiendo perfectamente que el Abuelo no hablaba en broma, se la alcanza, diciéndole:

- Tomá viejo degenerado. Poné a calentar el agua. Acá tenés la yerba.

A lo que el abuelo, visiblemente decepcionado, responde a los gritos.

- ¡Tirála hijo de puta, tirála!



10 comentarios:

Anónimo dijo...

Me imagino que no habrá pasado mucho tiempo, hasta que alguien hizo desaparecer la yerba...jijiji
Besos
Sergio

Franco Gordo Puto dijo...

La yerba desaparecía cada 5 minutos. Y al grito de "yerba no hay!" había que hacerse cargo del dicho. jaja

Abrazo Amigo!

Anónimo dijo...

Un Oso argentino viviendo en Río de Janeiro. No seria mas exacto poner un PUTO argentino viviendo en Rio de Janeiro?

Franco Gordo Puto dijo...

Volviste!!!!!

Ya casi que te extrañaba...(mentira!)

Si tuvieras un mínimo de información, sabrías que un Oso es un Puto que se siente orgulloso de ser como es: en mi caso, gordo y peludo.

Por eso mi blog se llama gordo puto.

Gracias por darme la oportunidad de volver a dejarte en ridículo!

Qué tengas un buen día!
(Te debe gustar ser humillado, no?)

Anónimo dijo...

Me encanta el blog.

Mike

Anónimo dijo...

Me gusta mucho leer tu blog...

Un abrazo grande.

Fa Gon

Franco Gordo Puto dijo...

Muchas gracias Mike!

Franco Gordo Puto dijo...

Me alegro Fa Gon.

Abrazo!

Anónimo dijo...

Faaaaaa qué retoooorno Francoooso... varias entradas para leer :)

Ese seminario se me hace que es por Meridiano V, frente al parque Castelli... será?
Creo que ya nos habías contado algo sobre ese maldito Chili al que empezamos a odiar.

Buenísimo leerte, loco!
Desde la ciudad de las diagonales, te dejo abrazo de reencuentro: Diego

Franco Gordo Puto dijo...

Gracias Diego.

Efectivamente, es ese el lugar. Allí pasé cinco años, del 80 al 84.

En breve otra historia con el Chili de protagonista.

Abrazo, platense!