lunes, 8 de octubre de 2012

Solos y tristes


La rima de Gustavo Adolfo Bécquer me la hicieron aprender en la escuela. Siempre me pareció terrible. “Qué solos se quedan los muertos”. A él le repugnaba dejar tan solos y tristes a sus muertos.  A mí me daba escalofríos que alguien escriba sobre ellos.

Pero los años pasan y la mirada cambia. Es que la muerte me acompañó en los últimos 25 años de un modo obsesivo. Eros y Tánatos siempre juntos; y, a veces, Keres. Si me preguntaban por mi número preferido, respondía, el 47, la muerte. Nunca el 48. Y eran los muertos que hablan, aquellos que se presentan en los sueños, los que no dejaban (ni dejan) de visitarme.

Y los muertos que me visitan en sueños son aquellos que fueron mis amantes.


Sepp, a sus 45 años, el primero, infarto de miocardio; se fue. Luego José, 60, asesinado, nunca esclarecido; me lo quitaron. Y la lista, lamentablemente, es larga. Marcos, 38, complicación pulmonar; partió. Ricardo, 58, infarto; falleció. Salvador, 54, crisis diabética; feneció. Matías, 29, neumonía; nos dejó. Y Roberto, 80; los años. Bigote, 49, infarto. Ernesto, 55, de repente. Gustavo, 37, pancreatitis. Edu, 38, corazón. José, 61, tristeza.  Y Rubén, 63, también asesinado -de la manera menos pensada-, salió de gira, como dicen por ahí. Rubén siempre está.

A veces pienso: ¿cuántos, de los que nunca volví a saber nada, habrán partido ya para la quinta del ñato?

Y yo aquí.

Si Raul no estuviera, ¿seguiría aquí?

Amigo Bécquer, permiso. Te voy a parafrasear. No sé; pero hay algo que explicar no puedo, algo que repugna pero es fuerza hacerlo, el dejar tan tristes, tan solos los vivos.



10 comentarios:

Anónimo dijo...

Un poco denso el texto de hoy. Me da necrofilia...

El Dany.

Franco Gordo Puto dijo...

Bueno.
Hay días y días.

Gracias igual Dany por pasar y comentar.

Edu ardo dijo...

Edu, 38, corazón?? Só se for pra eu morrer de amor por você, Franco! :-)

Mas sim, é triste ficar aqui enquanto os que amamos partirmos. Talvez o único consolo seja a oportunidade de conhecer novas gentes e amá-las também.

Franco Gordo Puto dijo...

Oi Edu, era um outro Edu, mais tão querido quanto você.

E está certo. Os que ficamos podemos conhecer outras pesseas e amá-las também.

Beijos meu querido amigo.

Curlie Howard dijo...

es cierto, Ruben siempre esta, en muchas conversaciones terminamos diciendo, el enano cabron diria esto o lo otro...
La gente no se va, se transforma, lo duro es sentirnos desprotegidos por la ausencia de los afectos

Franco Gordo Puto dijo...

Gracias Curlie Howard.

Al menos lo tuvimos un tiempo. Y pudimos disfrutar de su compañía.

Abrazo!

Anónimo dijo...

Uffff...qué tema este Franco...me toca tan de cerca, pero es tan real. Como vos decís, los pudimos disfrutar un tiempo, pero a veces ese tiempo, es tan corto...
Besos
Sergio

Franco Gordo Puto dijo...

Todo un tema amigo Sergio.

Será que tendremos que disfrutarnos mientras estemos por acá, no?

Abrazo enorme!

el osculador dijo...

Nudo en la garganta.
Gracias Franco por este blog.

Saludos.

Franco Gordo Puto dijo...

Gracias Osculador!

Un gran abrazo a la distancia.