lunes, 6 de febrero de 2012

Filmando con Scorsese


En una página de contactos de Osos encontré el perfil de una pareja de canadienses que venían de vacaciones a Brasil. ¿Vacaciones con derecho a roce? Pensé.

Los contacté y comenzamos a intercambiar mensajes. Ellos visitarían primero Salvador, luego Rio, para seguir a San Pablo y, finalmente, las cataratas del Iguazú.  Combinamos que en su pasaje por Rio nos conoceríamos para tomar algo o cenar. Así fue. Cuando estaban por llegar a la ciudad me dejaron un mensaje en mi perfil,  proponiendo que nos encontremos para cenar en un shopping de zona sur.

Cuando llegamos con Raul vimos que además de los canadienses estaban otros dos lindos Ositos sentados a la mesa. La charla durante la cena circuló por temas esperables: viajes, ciudades, profesiones, comidas, etc. Nada hacía pensar que pasaríamos al siguiente nivel en ese juego que se convertía cada vez más en virtual.

Ya nos despedíamos, cada pareja frente a un taxi que la llevaría a su destino. Al momento de abrazar a los canadienses, ante el prolongado abrazo de uno de ellos, le pregunté si no  podríamos volver a vernos. Respondió que le quedaban dos días en la ciudad, que el último día tenían un paseo contratado, pero que la tarde siguiente la tenían libre. La otra pareja, la de cariocas, atentos, ofrecieron su casa para juntarnos los seis. A eso de las siete, propusieron. De acuerdo, concordamos todos.

Ya en plena acción – la de todos contra todos- uno de los canadienses sacó una cámara. Puso carita de “todo bien si saco unas fotos”. Pusimos carita de: “vos dale, que nosotros posamos”.

Yo estaba muy concentrado en mi labor con el otro canadiense. Las circunstancias eran propicias y pasé de nivel (¡qué lindos los juegos que no son virtuales!). El canadiense de la cámara estaba tardando mucho con la foto que nos tenía de protagonistas. Mi ocasional pareja, entonces, notando que ya no eran fotos sino filmación, largó un: “¡Oh, yes! ¡Yes! ¡More, more!”

Fue ahí que me sentí como en una película de Scorsese: Yo ya había dejado atrás La Edad de la Inocencia, conocía El color del dinero, había recorrido muchas Calles Salvajes y esa tarde me sentía un Toro Salvaje rodeado de Buenos muchachos, dispuesto a jugarme todo en ese tentador Casino. Había recibido muchas Lecciones de vida y ni siquiera el más avezado Aviador, ni las más aguerridas Pandillas de Nueva York –más algunos Infiltrados- con intención de llevarme a una Isla siniestra o a un Cabo de miedo me sacarían del lugar en el que estaba; ni siquiera el temor de quedar Después de hora a merced de un Taxi Driver. Fue entonces que me sentí El rey de la comedia, capaz de cantar New York, New York como Liza y, mirando a cámara, dije mis líneas; imperturbable: “Oh, I’m coming, I’m coming”.

La carcajada general cortó el clima. Nos bañamos, nos vestimos y salimos los seis a cenar como corresponde. 



14 comentarios:

E ヅ dijo...

Nem um "teaser trailer" da película? Bah... :-)

Franco Pastura dijo...

Desculpe Edu,
não chegamos a colocar o vídeo...

Estamos colocando as legendas em espanhol e português.
Você sabe, nem todos acompanham os diálogos em inglês.

;)

Anónimo dijo...

muy buen relato!!!!

Rafael

Anónimo dijo...

en esta etapa estas brillante!!!siempre tus escritos llaman mi atencion...ahora aplaudo de pie!!!!

Lilián

Anónimo dijo...

jajajajajaja, me encantó pero me quedé con ganas de mas, esperando con ganas la proxima,

abrazo.

Polaco Candy

María Cecilia dijo...

Sos un genio!! la verdad es que me gustaría ser vos aunque sea un día en mi vida.
En estos días no muy lindos para ´mi, me arrancás una sonrisa, gracias Gordito! de veradad gracias!

Franco Pastura dijo...

Gracias Rafael! Gracias Ezcritor! Aprovecho para recomendar a los que pasan por acá el excelente blog del amigo Rafa: http://www.micabeza.net/

Gracias Lilián!
Te quiero mucho.
Besos.

Polaco: bienvenido. Espero no defraudar.
Besos y abrazos!

Gracias María Cecilia!
Poder sacarte una sonrisa es lo mejor que me puede pasar.
besos!

Anónimo dijo...

kiero mas franco

alberto

Silvio dijo...

Ahhhhhhhhhhhh! Este me gustó más.

Gordo puto, amén dijo...

Gracias Alberto !
Y paciencia. Ya vendrán otros textos. (Ya miraste los anteriores?)

Me alegro Silvio. A disfrutar entonces.

Saludos.

Anónimo dijo...

hola franco, me gustó mucho y además, claro, muero por ver. Ah, y no seas modesto, seguro que vos serías la ultima tentación de cristo, o al menos una de las ultimas.
abrazo, boris
(y avisá cuando cuelgues la cinta -uy, que antiguo lo de cinta)

Gordo puto, amén dijo...

Jajajaja! Me hiciste reír Boris.

Vos sabés que fue la única película de la lista que tenía que no conseguí incluir. Le di vueltas y nada.

Podría haber sido: "ni si me ofrecían cambiar ese momento por La última tentación de Cristo, habría aceptado"

En la versión corregida (ja!) seguro que lo incluyo.

Abrazo!

Alfo dijo...

Buenisimo tu blog me enccanto felicitacionessss hehehehhee me encantaria recibir por email

alfonso007@hotmail.com

besos de oso desde Paraguay

Woof!!!

Franco Gordo Puto dijo...

Gracias Alfo!
Me alegra que te guste el blog.

Veo que te agregaste como seguidor.
Allí vas a recibir las actualizaciones.

Abrazo!