martes, 8 de diciembre de 2009

Los que la muestran

No es la primera vez que leyendo el blog de Xtian (putoyaparte.com) recuerdo cosas que me sucedieron y que estaban durmiendo en el fondo de mi memoria, sin ser consideradas como recuerdos válidos. Hasta me tienta la idea de formular algún tipo de axioma inútil: Todos hemos vivido cosas similares.
En el final de uno de sus posts uno de los personajes le pide a otro que le muestre el llavero, y en realidad le pedía que le muestre la pija. Y los personajes no eran gays. Al menos en apariencia, no explícitamente.
Cuando conocí el mundo de Osos, otra de las primeras afirmaciones que me golpeó fue: “entre nosotros el problema es la pija”. Para mí no lo era y me dejó pensando.
Pero volvamos a los recuerdos. Cuando comenzaba yo el secundario, en segundo año, se sumó al curso un nuevo compañero que repetía y era de otra escuela. En uno de esos viajes que organizan los maestros para pasar el día fuera del establecimiento educativo, este chico se dedicó a sacar de sus pantalón la pija y mostrarla a todos los que quisieran verla. Claro que en los años de adolescencia (y del proceso) nadie se asumía homosexual. De modo que podríamos decir que esta era una práctica heterosexual.
Luego ingresé al seminario para ser cura. Y allí también tenía un compañero exhibicionista. Estaba todo el tiempo tocándose y cuando había oportunidad, la sacaba para que el resto la vea. Allí, aunque estaba lleno de homosexuales, nadie lo era. Bueno, en teoría.
Pasaron los años y comencé a trabajar en un canal de cable. Durante algunos años fui conductor del noticiero. Uno de los camarógrafos, casado con mujer, cuando estábamos al aire, en vivo, presentando las noticias, desde su lugar detrás de las cámaras, sacaba el miembro y lo sacudía –presumo- para que nos tentáramos y no pudiéramos seguir hablando. Algunas veces lo consiguió.
Lo que pienso sobre esto, no lo puedo expresar mejor que Xtian. Esto respondía él a uno de los comentarios que dejaron al post: “A muchos hombres (heteros) les gustan las pijas grandes. No sólo a los hombres gays. En serio. Es por eso que un tipo horrendo como Ron Jeremy, con una pija gigante, se hizo millonario protagonizando películas porno (que compran mayormente hombres heterosexuales, no mujeres). Y es por eso también que las travestis con pijas grandes tienen tanto éxito, también, en el mercado. Esas travestis son pagadas por hombres heterosexuales. Y no, yo no soy de los que cree que si a un tipo le gusta una pija, eso lo hace automáticamente gay. Gay es alguien al que le gusta un hombre completo, no una pija de vez en cuando. A los hombres heterosexuales les gusta la pija (en general la propia) y también la de otros, aunque la cultura les dice que no debería gustarles.
En ese sentido, no conozco UN SOLO caso de un tipo que haya empezado teniendo sexo con travestis y luego se haya asumido gay y haya pasado a tener sexo con hombres. Eso es porque cuando un tipo hetero se coje (o es cojido por) una travesti, se está cojiendo algo que se siente y se percibe, piel a piel, como mina, pero que viene con pija de bonus. Un combo atrayente, digamos.
Ojo, no me manden a la hoguera, que tampoco soy tan cuadrado. No digo que a TODOS los hombres heteros les guste la pija (grande). Pero sí a muchos más de lo que lo admitirían. Y no lo admiten porque todo el mundo (empezando por la novia y siguiendo por los hombres gays y siguiendo por las feministas) dirían que es un reprimido o un mentiroso o un hipócrita. Y no es, en general, así, es simplemente un hombre al que te gusta, y sabe apreciar, la belleza de una pija grande.”

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Es cierto, hay hombres que son así; y también hay mujeres: todas unas señoras amas de casa (algunas con hijos y maridos)y con novio pero bien que les encanta tener sexo con otra mujer.
En serio que quisiste ser cura?? También eras, mejor dicho sos periodista??Genial! La combinación perfecta: casi cura, gay y periodista.
Al final, creo,algo de razón tengo: la mayoría de los homosexuales estanmos metidos adentro de la iglesia.
Alis.

Gordo puto, amén dijo...

Alis, gracias por comentar.
Pero, si bien quise ser cura, ya no estoy para nada en la iglesia.
Beso,
Franco

Anónimo dijo...

es cierto, la fijación narcisista (al miembro) en los hombres adopta muchas formas, y además se encubre o disimula de mil formas más por motivos sociales.
Pero en fin, con lo diversa que es la psique y la sexualidad humana, puede que buscar conclusiones generales sea una pérdida de tiempo

Rabid

Gordo puto, amén dijo...

Rabid, gracias por comentar.
La idea no es buscar conclusiones.
Me motivó contar mis recuerdos el post de Xtian, y su comentario me parecíó oportuno para cerrar.
Conclusiones, no, solo hablar en torno de...

el osculador dijo...

Es muy probable que no todos los heterosexuales les guste la pija(grande). Pero podría decirse que hay cierta curiosidad, curiosidad por lo novedoso.
En mi epoca de "teteras", me gustaba ver las pijas de los hombres gorditos y maduros. La mayoría la tenían chica. Por eso, aún hoy encuentro más belleza en la pijas chicas que en las grandes.
Un abrazo, Franco.
Roberto.

Gordo puto, amén dijo...

Gracias por tu comentario Roberto.
Personalmente también prefiero las chicas, me resultan más simpáticas...

Xtian dijo...

Ey, Franco. Je, recién vi que habías comentado mi post. A ver, no digo que a un hombre hetero le guste la pija, en el sentido literal de uh, qué rico, la quiero chupar, sino de una manera más sutil. Es obvio, si uno mira el porno hecho para heteros, que TODOS los tipos son buscados, más que por lindos, por pijones. Muchísimos hombres están obsesionados por el tamaño de sus pijas, quieren que sea más grande, y muchos hombres de esos son heteros. Y no se condice con lo que piensan las minas, que no les dan tanta bola a eso. El tema de la pija grande, es, para mí, un tema de hombres. Y también de hombres heteros. Y el porno está hecho para que se identifiquen con el pijón, incluso en el porno hetero buscan a las actrices bien chiquitas de físico así las pijas todavía se ven más grandes. Esto no significa que es un 100% de los hombres, pero mi conclusión es que una gran cantidad, una mayoría, admira, aunque sea simbólicamente, una pija grande y bien dura. Sea gay o hetero. Freud diría que eso está conectado con el falo simbólico, etc, y lo cierto es que como hombres, el poder y el estatus, lo tenemos medio pegado, no sólo socialmente, sino hasta si pensamos en psicología evolutiva. Amén. Je. Abrazo.

Gordo puto, amén dijo...

Xtian, un gusto verte por acá. Abrazo.