jueves, 18 de marzo de 2010

Piedra libre

De los juegos de infancia el que más me gustaba era la escondida. Jugábamos mezclados, chicas y chicos. Siempre fui un poco introvertido y poder alejarme del resto de los chicos de mi barrio, al menos por unos minutos, me resultaba agradable.

El juego lo jugábamos tanto dentro de las casas de cada uno, como en las veredas, principalmente en la esquina que daba más posibilidades. La que sin lugar a dudas se llevaba todo nuestro interés, era la escondida que se jugaba por las noches de verano, cuando nuestras familias, en aquellos años sesenta de los suburbios, sacaban las sillas a la vereda después de cenar para tomar el fresco.

Pero la que hoy me trae a este espacio es la escondida que jugábamos algunas tardes, solo los varones. Para mi no tenía diferencia con los otros juegos, ni con los mixtos, ni los que tenían a nuestro padres de espectadores. Sin embargo lo eran. Se encargó de abrirme los ojos Ricardito, un chico de mi edad, que, una tarde que estábamos los dos solos, sentados contra una pared en un baldío, al sol del otoño, esperando la llegada del resto de la barra, me preguntó si ya me había escondido con Danielito. “No,” le respondí y era cierto, “¿por qué? Entonces llegó la revelación.

“¿No te diste cuenta que cuando jugamos y está él, siempre es el último en ser descubierto, nunca está solo y nadie canta piedra libre?” “No” respondí una vez más y también era cierto. “Lo que pasa” me informó Ricardito “es que nos ponemos de acuerdo y siempre se esconde con él uno diferente, y cuando estamos escondidos nos hacemos chupar la pija y lo cojemos”. Yo quedé mudo. Yo ya me había dado cuenta que me atraían los hombres pero –creía yo-, no daba ninguna señal de ello. Si hasta tenía una novia que era de la cuadra y todo el barrio sabía, en aquellos mis once años.

Quedé muy perturbado. El chico en cuestión, el más gordito del grupo, era el único de todo el barrio que me resultaba deseable. Me moría de ganas por estar con él. Pero mi temor fue más fuerte y ya no jugué a las escondidas si no había seguridad –las chicas y/o nuestros padres de testigos- que no me pusieran en ese lugar tan incómodo.

Sin embargo, cuando reaccioné, antes de terminar la charla, mi curiosidad fue más fuerte. “¿Y todos hacen eso?”, fue el modo en que pude preguntar. “Sí” me respondió “de los chicos de la barra ya nos lo pasamos todos”. Por suerte no agregó; faltás vos, y me ahorró ese mal momento. "Una vez nos escondimos de a tres, y mientras a mi me la chupaba, el Ale se lo cojía", dijo completando mi instrucción.

Mucho antes de saber del informe Kinsey, de saber qué es un ménage à trois y de que alguien me dijera que el 90% de hombres a lo largo de su vida tienen al menos una experiencia homosexual, homoerótica u homoafectiva, yo tomé contacto con una información y una estadística que, seguro, no figuran ni figurarán en ningún estudio científico.

29 comentarios:

Anónimo dijo...

Franco, el o la que utilizo tu nick no pertenece al frente, asi que en nombre de mundo arco iris aclaramos las cosas como son.

La Maga dijo...

El Informe De Alfred Kinsey, -una especie de Sigmud Freud de la Sociología-, es un estudio, estadístico sobre la homosexualidad en EEUU realizados en los años 50.

Arrojó que el 40% de la población encuestada tuvo algún episodio aproximado a la homosexualidad. (desde exitaciones mínimas por un hombre hasta la consumación de una relación afectiva en la adolescencia, o la asunción plena de su homosexualidad)

Si este estudio, que a mediados del siglo pasado revolucionó la Sexología, imaginemos, Franco, el mismo relevamiento 60 años después.

Los hombres y mujeres, son reacios aún, a confesar sus inclinaciones afectivas. Pero existen y más de lo que creemos.

Muy buen post Franco.

Gordo puto, amén dijo...

Gracias Maga.

El porcentaje que menciono en el texto lo escuché por primera vez hace unos diez años y me impactó.
No le atribuí rigor científico en ese momento, pero la persona que me lo dijo, no es de las que no se informan antes de hablar. Por eso, me resultó al menos llamativo el porcentaje y lo guardé en la memoria.

Un beso,
Franco

ALICIA dijo...

Se me hace que jugar a la escondida se inventó para poder besarse, aunque sea un piquito, con nuestros primeros amores o al menos experimentar el primero. Mi primer beso con una chica también fue jugando a las escondidas. En ese tiempo yo ya sabía que me gustaban las chicas,sólo tenía que confirmarlo y fue la mejor ocasión.
Me hiciste recordar tiempos viejos, cómo pasan volando diez años,no?
Besos!!!

Gordo puto, amén dijo...

Qué linda que sos Alicia.
Diez años!
Mi relato está por cumplir cuarenta. jaja.

Besos,

La Maga dijo...

Franco: Si hace 60 años, una sociedad tan pacata como los EEUU, los encuestados admitían un leve, moderado o consumado episodio homosexual en sus vidas ¿Te imaginás las estadísticas actuales?

Coincido con vos, un 70% u 80% de las personas se han sentido alguna vez, atraídas por algún amigo/a de su mismo sexo, en la niñez o adolescencia. ¿Quién no?

Los fuertes apretones en los vestuarios de rugby o fútbol, las maneras de rozarse los hombres de pequeños en 'luchas' cuarpo a cuerpo, los juegos infantiles pre-adolescentes...

Sería muy interesante actualizar el Informe Kinsey en distintas sociedades, no solo la yanquee.

Un besito...

Gordo puto, amén dijo...

Maga

Cuántas actitudes y discursos por analizar!

Desde los juegos de manos de chicos (que los adultos trataban de desalentar con el dicho: juego de manos, juego de villanos), hasta el discurso de los muy viriles barras bravas, que si su equipo gana un partido, ellos se atribuyen el hecho y lo hacen con la frase: le rompimos el culo.

Gracias por la visita.
Un beso.

.Ophelia. dijo...

Emotivo como siempre. Con ese toquecito tan tuyo querido Franco. Me encantó. Coincido con Alicia... Hermoso tu post...
Espero que vos y Raúl estén muy bien...
Besos, muchos, para ambos...
Muaccc...

MUNDO ARCO IRIS dijo...

hola, interesante nuevo post de estadisticas comparativas de poblacion hetero y homosexual de gran interes,no dejes de verlo, saludos

Gordo puto, amén dijo...

Muchas gracias Ophelia, un gusto verte por aquí.

Besos de los dos.

Dolores dijo...

Llegue por el blog de los tales arco iris. Me gusta como relatas las cosas. Muy bonito todo.

Gordo puto, amén dijo...

Dolores, bienvenida
(puedo llamarte Lola?)

Gracias por pasar y comentar. Y por tus consideraciones hacia mi escritura.

Pasé por tu blog y me gustó mucho, Tenés una sensibilidad especial.
Voy a volver seguido.

Un beso,
Franco
(Al final, vamos a tener que agradecerle a los insanos de mundo arco iris que nos hayan ayudado a conectarnos. Ja, ja , ja
Ahora en serio: el blog MUNDO ARCO IRIS es una mentira, no se dejen engañar)

tricicle dijo...

Muchas gracias por la advertencia. Ayer ya me di cuenta de que una página progay, no era. Son TAN obvios! En fin...


Tremenda historia. No puedo evitar que me de pena el niño...siento como si todos los demás se aprovecharan de él. Será el instinto maternal (¿? xD) Corrígeme si me equivoco.

Un beso, Raúl!

tricicle dijo...

Uy!! jajaajajajaj...perdón!

Franco, no Raúl. Siempre pienso que el que se llama Raúl eres tú. Perdón.

Si te sirve de algo a mi también me confunden con mi novia.. xDD

beso!

Gordo puto, amén dijo...

Querida Tricicle

Al contar la historia tuve en mente varios aspectos que el relato podía disparar.

Primero, la cotidianidad y naturalidad con que se dan las relaciones entre personas del mismo sexo. No lo digo expresamente en el relato, pero pertenezco a la clase media argentina. No es un relato marginal, donde se podría presumir falta de información, educación o lo que sea que los prejuicios le adjudiquen a los más pobres.

Cuando cuento este episodio en el libro (que sigue sin tener fecha de edición) lo uno a situaciones similares de las que fui testigo en el colegio de curas - y nada económico por cierto- en el que hice la primaria.

Pero también me atravesó el recuerdo del chico que -tampoco lo digo en el texto - era el único amanerado/afeminado del grupo.

Coincido en que fue la víctima de todos.

Hoy, con otra mirada, se me ocurre que alguien debió parar esa situación. Pero yo era entonces un nene de once años y no tenía muchas ideas claras. Es más, creo que compartía el convencimiento común, que si era afeminado, le gustaba lo que le hacían, aunque tuviera solo ocho años - dato que tampoco coloqué el relato - y alguno de los que abusaban de él ya anduvieran por los trece -último dato que no incluí -.

Gracias por pasar y comentar.
Un beso,
Franco

Gordo puto, amén dijo...

Tricicle

RaulFranco ya es un concepto indisoluble. Ja, ja.

No, en serio. Un placer que nos asocien de ese modo.

Un beso Linda,
Franco

La Hueco dijo...

Qué fuerte ese relato!
Y vos que vendrías siendo el pseudo depravado (por gordo puto) fuiste el único de toda la barra incapaz de hacerle eso al niñito...
Volveré por aqui, un gustazo.

Gordo puto, amén dijo...

Hola La Hueco, bienvenida.

Un placer que pases por acá y muchas gracias por comentar.

Un beso,
Franco

MUNDO ARCO IRIS dijo...

HOLA FRANCO TE INVITAMOS A VER LA NUEVA ENTRADA CON LAS MEJORES FOTOS DE LA MARCHA DE ORGULLO GAY, NO DEJES DE VERLAS

Anónimo dijo...

dare mi opinion, mucho se les critica a esta gente , la de mundo arco iris,la probable actitud bizarra pero no se olviden que el libro mas homofobico y xenofobico que hay es la biblia , y muchos gays adoran con fervor al mismo dios que los condena al infierno, entonces seamos un poco mas justos

ALICIA dijo...

Ánonimo(el que nombro a la biblia) tenés razón...yo soy una de esas que adoran a Dios...pero siempre digo que a veces-muchas-quemaría la biblia, por qué?? por ser UN LIBRO homofobico y xenofobico, pero no le doy mucha bola, FUE ESCRITA POR HOMBRES NO POR DIOS

yiya dijo...

Me encanto tu blog!!! la manera de expresarte tan profunda y simple a la vez, seguire leyendote.

saludos!!!!

Aρolline dijo...

que historia estuvo fuerte
no se a mi también me da pena el niño

Gordo puto, amén dijo...

Para todos los que aún no están informados.
MUNDO ARCO IRIS es un blog falso, homofóbico y malintencionado.

Anónimo,
sil ees mi blog, te habrás dado cuenta que en mi opinión la iglesia y su biblia no son personas gratas aquí.

Enseña Platón que no hay que hacer alarde lo que se sabe, pero mucho peor es hacer alarde de la ignorancia.
Antes de opinar, tratá de saber de qué vas a hablar.

Gordo puto, amén dijo...

Alicia,
efectivamente, la biblia, un texto más de los tantos escritos por el hombre, es usado de manera perversa para hacerle decir lo que se quiera y convenga.

Uno de las peores consecuencias de ese texto (vos mencionaste xenofobia y homofobia) es la misoginia.

El relato original (saga etiológica) de la creación, le daba a la mujer un lugar bien diferente: relato de Lilith. Los redactores posteriores se encargaron de borrar ese relato, pero dejaron huellas en otros textos.

Cuánto mejor sería el mundo sin la nefasta influencia de los fanáticos que se construyen en torno a ese texto.

Besos Linda.

Gordo puto, amén dijo...

Yiya,
bienvenida!
Perdón por la demora en responder pero estoy con los tiempos complicados.

Pasé por tu blog y me enorgullece que podamos estar conectados, al menos, a través de esta forma. Se que lo estamos en la búsqueda de un mundo mejor.

Un beso, Franco

Gordo puto, amén dijo...

Apolline,
efectivamente, la historia es fuerte y - si leiste algún comentario que hice más arriba- traté de suavizarla algo.

Lamentablemnete no me sale escribir tan divertido como a vos.
Aprovecho para decirte que disfruto mucho tus textos. Me hacen reir sin dejar de hacerme pensar.

Un beso, Franco

ya quisieras dijo...

La verdad no se como llegue al blog pero si se que voy a volver seguido, relatas muy lindo al menos los recuerdos, leyendo los comentarios no pude evitar recordar mis escondidas de niño y en mi barrio tambien habia un niño como el de tu relato pero lejos de darme lastima siempre senti que lo hacia porque queria ya que el fue en un principio quien propuso la variable del juego antes solo lo haciamos con las chicas pero un dia el tambien quiso probar, lo que siempre recuerdo y me sigue llamando la atencion es que en esa epoca sabia que me gustaban los hombres, pero a la hora de esos juegos preferia estar con chicas, y tambien siempre me llamo la atencion que cuando eramos chicos "el puto era jorgito" no todo el resto que se lo garchaba. cosas de la infancia

Gordo puto, amén dijo...

Hola Ya quisieras, bienvenido.

Creo que todos vamos llegando a Blogs de manera impensada. Lo bueno es encontrar alguno que nos guste y darnos unas vueltas por ahí, cada tanto, para disfrutar.

Anoche en una cena de cumpleaños un amigo contaba como a sus seis años era él el que lo buscaba a su primo de dieciseis para tener sexo. Y mantuvieron la relación por años (vivían en al misma casa).

Creo que cada caso debe ser mirado como un particular. Es muy complejo hacer un análisis general.

Y eso de que el que hace de activo no es puto, no es solo "cosa de la infancia". En la película "Antes que anochezca", que cuenta la historia del escritor cubano Reynaldo Arenas, unos jóvenes de unos veintipocos años comentan entre sí que, si ellos cobraban para darle sexo a los putos, ellos no lo eran.

Cosas del ser humano, me atrevería a pensar.

Gracias por pasar y comentar,

un abrazo.