domingo, 17 de octubre de 2010

Viajadas y leídas

Cuando llegué al mundo de los Osos de Buenos Aires, a mis casi cuarenta años, una de las primeras recomendaciones que recibí de uno de los Osos vernáculos fue: “no creas todo lo que te digan, porque acá, como dice el dicho, todas somos viajadas y leídas”. Y aunque en muchas oportunidades pude constatar que el dicho era cierto, también encontré que muchos de los que circulan por el universo osuno pueden, con autoridad, hablar de sus viajes y sus lecturas.
Pero eso no es lo habitual. En las charlas entre Osos (y gays en general) el discurso guarro, procaz, marginal, el que no ahorra detalles al describir las historias de levantes, teteras y puterío en general, gana por goleada frente a las conversaciones que circulan por otros territorios -por nombrarlos de alguna manera- más viajados y leídos.
Hay como un orden invertido. Pareciera que aquello que pudiera ser más del ámbito de lo privado, es traído permanentemente al discurso (y hecho público), que aquello que pareciera ser más apto para ser exhibido; aquello más políticamente correcto.
Como ya mencioné en otro artículo, mi búsqueda de libros por estos días en Río de Janeiro está orientada a aquellos textos donde los autores locales me ayuden a tener una mejor comprensión de la idiosincrasia del brasilero promedio y de los distintos estamentos que conforman este pueblo tan rico y variado en su conformación, tan heterogéneo y singular. Hace algunos días, recorriendo una antigua librería de usados aquí donde vivimos con Raul, en el barrio de Catete, me topé con un libro que me llamó poderosamente la atención. El mentado libro, escrito por Roberto Freire, se llama simplemente “Travesti”. Lo raro, lo particular, no es el término (incómodo, pero hoy totalmente incorporado al lenguaje coloquial cotidiano) que lo nombra, sino que el libro fue publicado en 1978.





Lo primero que vino a mi mente fue la imposibilidad de haberse publicado un libro con un título así en Argentina, en ese mismo año. Si bien los dos países padecíamos sendas execrables dictaduras militares, aquí en Brasil, fue posible que un libro se publique con un título que, en Argentina, hubiera sido impensable. Hubiese sido simplemente prohibido.
Ya en casa, con el libro en mano, busqué en internet datos sobre el autor que me era totalmente desconocido. Así supe que además de escritor, el paulista Roberto Freire muerto en 2008, fue médico psiquiatra, director de cine y teatro, autor de telenovela, letrista, investigador científico, asesor de Paulo Freire en el plan nacional de alfabetización y uno de los primeros editores de la indispensable revista Caros Amigos. Este multifacético brasilero, preso y torturado por la dictadura a fines de los años sesenta, fue el creador de la terapia erótico-anarquista somaterapia.

El libro es, al menos, extraño. El autor reunió bajo el llamativo título dos nouvelles: una de ese año, 1978 y otra diez años más vieja. El autor sostiene que el término –Travesti- es el que mejor define a todos los personajes de los dos textos. Y tiene razón.
Me voy a detener en la primera de las dos novelas cortas (primera en la edición, aunque última en ser escrita), El milagro. Allí Roberto Freire cuenta la vida de Joselin (hijo de José y Linda), quien a sus dieciocho años es expulsado de su casa y de su pueblo por su padre por su condición de homosexual y que adopta el mismo nombre – Joselin, como nombre de guerra- cuando travestido ya, se torna un personaje popular en el circuito gay de San Pablo de comienzos de los años setenta.
Boîtes, sauna y todo el universo de aquellas maricas heroicas que forzaron su incorporación en la sociedad pacata, es retratado fluidamente en ese texto de menos de cien páginas y que logra impactar con algunas escenas que darían pudor hasta el más desvergonzado de los narradores de historias de baños en cualquier latitud.




La historia – de amor, de odios, de traiciones, de venganzas, de vergüenzas, de humillaciones, de tabúes violados, de reivindicaciones, etc.-, los viajes iniciáticos –de ida a San Pablo y de regreso a su pueblo en Mato Grosso-, los escabrosos personajes arquetípicos, el lenguaje – y aquí Freire se convierte en un típico gay en sus temas y su vocabulario-, etc., conforman un texto que deja sin aliento al lector.
A mí, también, me dejó pensando.
Viajamos y leemos por muchos y diferentes motivos: por placer, para aprender, para ampliar nuestro conocimiento, para divertirnos, para distraernos, por curiosidad, etc. Viajar y leer nos permiten sumar a nuestra cosmovisión otros puntos de vista, otras miradas, otras experiencias de vida. Algunos viajes y algunas lecturas amplían nuestro espíritu crítico, otros nos movilizan, nos ayudan a pensar y entender la realidad; están los viajes y las lecturas que nos emocionan, los que nos incomodan, los que nos enriquecen personal y culturalmente. Hay lecturas que nos deslumbran y hay viajes –iniciáticos- que ya no nos permitirán ser los mismos.
Si en alguna librería de viejo se cruzan con este particular texto, mi recomendación es, que no se priven de leerlo. Es un interesante viaje.

8 comentarios:

Una Tipa Común dijo...

Hola Franco... no sé si aún estás en Brasil. Igualmente, imagino que el libro que te recomendaré ya lo leíste o sabés de él... Se llama Princesa y su autora es Fernanda Farías de Alburquerque (Anagrama). Cuenta en primera persona su vida como travesti en Brasil y luego en Europa...
Te mando un abrazo osado ;-)
J.

Gordo puto, amén dijo...

Hola J.

Sí, estoy viviendo en Brasil, hace más de un año.

El libro no lo conozco. Y ya comienzo a buscarlo.

Gracias por pasar y comentar.

Besos,
Franco

boris dijo...

hola Franco, que suerte que volviste a las nobles ares de la escritura, te estábamos extrañando -aunque por lo que se ve, tu pausa fue pura nutrición espiritual para recargar las pilas-
un abrazo, siempre es un placer leerte

Gordo puto, amén dijo...

Hola Boris!

Gracias por pasar y comentar. Y ser siempre tan generoso conmigo.

Voy a tratar de no ser tan vago y escribir más seguido.

Abrazo.

tonnta con erre dijo...

muchas gracias, franco, qué atento por la pronta respuesta ! lamentablemente este chico se queda hasta el 26 creo.. pero bueno, veremos si hay algo interesante.
y si no, a los museos y demas !
besos,
male.catedl

Gordo puto, amén dijo...

Por nada Male.

Gracias por pasar.

Beso

capitao_ahab@hotmail.com dijo...

Boa noite.
Tudo bom ? Meu querido Urso Argentino , vivendo aqui no Rio de Janeiro, tudo legal ?
Já havia lido o seu texto no "www.mundoursino.com.br" , e iria comentar , entretanto o tempo passou e nada de comentar. Como também leio o seu gordo puto , e gosto muito , resolvi escrever aqui. Não sei se você conhece um antropólogo brasileiro chamado Roberto Da Matta , ele escreve sobre o Brasil e suas contradições, que como você já percebeu são muitas e as mais variadas possíveis. E eu cá lhe escrevo apenas para recomendar que em alguma das suas próximas buscas por livros, você o coloque em sua lista. Recomendar um título específico é complicado, mas ele tem vários trabalhos muito bons.
Espero que leia e goste.Um grande abraço.E se nos encontrarmos por aí, quem sabe marcamos uma gostosa trepada.

Gordo puto, amén dijo...

Oi Capitão

Obrigado pela visita e pelo comentário.
Vou procurar algum livro do autor que recomendou.
Com certeza a gente vai se encontrar um dia.

Abraços.