domingo, 18 de abril de 2010

Un consejo

En mi vida anterior, la que viví dentro del armario hasta casi los cuarenta, durante años jugué al fútbol los sábados por la tarde con un grupo de amigos de lo más heterogéneo: un profesor de historia, un estudiante de periodismo, un plomero, un profesor de física, un chofer de ambulancia, un profesor de educación física, un veterinario, un policía, etc., etc.

Como el encuentro era bien temprano, a eso de las dos de la tarde, el final del partido, unas dos horas después, nos dejaba el resto de la tarde libre. Varios de los que formábamos aquel improbable equipo, por la noche, teníamos nuestro programa de radio. Pero los cuatro de la tarde invitaban a prolongar la compañía con amigos un rato más y el mate era la excusa perfecta.

Solo dos del grupo – nuestras edades oscilaban entre los veinticinco y los treintaicinco años- vivíamos solos. De modo que eran nuestros departamentos el destino obligado de cada tarde de sábado después del deporte.

El grupo era bastante pacato y mi pasado en la iglesia seguro no alentaba mucho a que los temas de conversación girasen en torno a los tópicos clásicos en las reuniones de hombres: mujeres. Pero una tarde sucedió la excepción.

Esteban, el chofer de ambulancia, que hacía sido uno de los primeros en casarse y hacía poco se había separado de su esposa, la profesora de francés, contó sus aventuras de la semana. “Esta semana me tomé un franco higiénico. Fui a la blanquita.” Dijo, como si nada. La blanquita era el nombre del prostíbulo del lugar, ubicado sobre la ruta que salía hacia el oeste. El silencio era más una imposibilidad de expresar el asombro que una invitación a continuar, pero Esteban no entendía de sutilezas y siguió adelante con su relato mientras le llegaba otro mate en la ronda. “El miércoles fui”, nos informó.

De su separación nadie hablaba, pero esto era nuevo y generaba gran interés. “Bueno, contá algo. Cómo son las chicas.”Fue Gustavo quien finalmente lo invitó a seguir adelante. “Hay de todo, lo que busques”, respondió el intrépido ”pero con la primera tuve un percance”. Nadie se animó a preguntar, él solo continuó. “No me la quiso chupar. Me fui a quejar con la dueña y ¿saben que me respondió?” Silencio. “La vieja me dice: Noooooo. La Uruguayita es muy seriecita, no chupa la pija”.

La carcajada distendió el clima de la tarde de otoño, pero lo mejor estaba por venir. El grupo era rigurosamente hétero y nadie se animaba tan siquiera a sugerir nada que no lo fuera.

“Elija otra chica, me dijo la dueña”, contó Esteban. “En el cuartito, y como sabía que la otra me había dejado con la ganas, esta otra me dice: ¿qué querés que te haga? Y yo le dije: soprendeme. Me hizo de todo. Eso sí amigos, un consejo, nunca se dejen chupar el culo, porque después piden pija a los gritos”.

19 comentarios:

AMICS I AMIGUES DE ROMINA dijo...

procaz, grosero vulgar desubicado bien digno de lo que sos un puto de mierda

AMICS I AMIGUES DE ROMINA dijo...

gordo, sabes como te llaman a vos?, bebe de cesarea... porque no viste una concha ni al nacer, jajajaaj

Javier dijo...

Aparte del comentario del deficiente mental anterior, me produjo mucha gracia la sencilles con la cual tu amigo conto esta experiencia. Sabemos muchas veces que la homofobia es la negacion de aquello que mas nos afecta en el profundo de nuestros corazones.

Gordo puto, amén dijo...

Javier, gracias por tu comentario.

Y sí, hay gente que vive negando. Pobres, no?

Saludos.

yiya dijo...

Franco me causo mucha risa ka manera en que tu amigo relato la experiencia y el consejo por ultimo fue lo mejor!!
Lo que me gustaria saber es que hacias vos antes estos coementarios!??? no te salias de la vaina por decir algo??
Por ultimo borra esos comentarios horribles y desubicados que te ponen es darle espacio a gente de mierda..
besos!!!

Gordo puto, amén dijo...

Yiya,
gracias por comentar.

Ante esos comentarios yo me quedaba petrificado. En esos años hacía todo lo posible por no mostrar ningún costado de mi vida privada.

Muchos años después, cuando finalmente salí del armario, la mayoría de mis amigos me dijo que ya lo sabían, solo esperaban que yo se los diga.

Los comentarios horribles de la gente de mierda son una especie de plaga maldita. Los borro y se reproducen.
A esta altura los habituales ya saben quienes son esta lacra (casi todos los padecemos con sus diferentes nombres: anónimo, mundo arco iris, amics, etc).
A los que se asoman por primera vez trato de avisarles siempre que hay gente lamentable que también pasa por este -y muchos- blog.

Un beso,
Franco

Alma en su Laberinto dijo...

Muy buena la entrada!

Imagino el "escándalo" que debía ser un comentario de ese tipo, si el sólo hecho de ir a un prostíbulo era algo así como tabú!!

Qué pasó en "el momento después" del comentario?!?! Jajajajja

Te dejo un beso!



(Los "amics" están que trinan, porque ya ni bolilla que les damos en ninguno de sus blogs. Cómo se nota que cuando se sienten amenazados por la indiferencia necesitan provocar. Patético. Sólo para que sepas, andan desvirtuando este post divino, y citando la última parte, para hacerte quedar mal, para variar. Qué se puede esperar!)

Gordo puto, amén dijo...

Alma,
todo era muy extraño.
Todo el mundo era hétero, pero comentarios como este se filtraban de vez en cuando.
No era sencillo en una ciudad pequeña ultraconservadora.

Un beso,
Franco

(a les "amics": no se gasten, se quedar mal solito.)

AMICS I AMIGUES DE ROMINA dijo...

Los comentarios horribles de la gente de mierda son una especie de plaga maldita. Los borro y se reproducen. gordo, no quieras vender gato por liebre, aca la unica plaga son ustedes los putos, lesbianas, trabas transexuales y toda esa mierda junta

Santa Toronja! dijo...

ajajjajjaj El consejo... muy bueno!
Ahora, uds creen que las mas seriecitas , no chupan pija?? jojooojoj eeeeh conocido cada historia de señoras mooooy serias que eran maestras.. increible

me encantó tu blog!

saludos

Gordo puto, amén dijo...

Hola Santa Toronja, bienvenida!

Lo gracioso de la historia, que la seriecita era una chica que trabajaba en un prostíbulo...

Gracias por comentar,

un beso.

let´s just pretend dijo...

Lamentablemente, más o menos seriecitas, hay muchas mujeres y niñas que no tienen otra alternativa que terminar en un prostíbulo. Y también lamentablemente, está aceptado culturalmente que un hombre denigre a una mujer de esa manera. Discusión que suelo tener con amigos y no podía dejar de decirlo... Saludos

Gordo puto, amén dijo...

Hola Let's
Bienvenido

Aqui no estamos hablando de prostitución.
No creo poder teorizar sobre el tema.

Lo que señala la respuesta de la dueña del prostíbulo es la contradicción.

La urugayita trabaja allí, no sabemops cómo llegó, es probable que no sea una elección, sobre todo si se niega al sexo oral, por considerarse una chica seria.

La confusión de conceptos es lo que me resultó interesante señalar.

Saludos,
Franco

Jose Ignacio dijo...

Franco, este espacio que tenés es increíble. Mas allá de lo entretenido que es leerte, lo cotidiano de las historias y tu manera de relatarlas (encuentro tu escritura muy similar a la de José Playo, un escritor cordobés del que te recomiendo leas "Péinate que viene gente")muy...digámosle "user friendly". Felicitaciones por el trabajo.
Esta es la primera vez que posteo algo (aunque te vengo leyendo desde hace rato). Esta historia que habla un poco del animarse a compartir, romper estructuras y eso, medio como que me toca en algunos puntos. Desde lo "personal personal" (o sea, mi propia experiencia). Mis años de secundaria los pase en compañía de un muy buen amigo, compañero de curso (primer enamoramiento GIGANTE), que trabajaba en el taller mecánico del padre. Recuerdo las tardes en su casa, mirando hablar con los otros empleados del taller (que tmb constituían una especie de objeto de deseo)de mujeres, motos, ruedas, motores, etc. Temas de los que yo tenia 0 idea o interés. Pero de todas maneras, al día siguiente volvía, porque de alguna manera, "participar" de esas charlas, me hacia sentir uno mas...
Por ultimo, tu post me toca, además, en un sentido "personal exterior" porque hoy por hoy estoy viviendo una situación similar con mi novio. Sus amigos no saben (aun) que el es gay, entonces cuando salimos todos juntos, el tiene que asentir, escuchar y opinar...jajaja.
Bueno Franco, me voy despidiendo. Vuelvo a felicitarte por el trabajo que haces. Gracias

Gordo puto, amén dijo...

Hola José Ignacio:

En primer lugar, bienvenido y gracias por comentar.

El blog de José Playo lo conozco gracias a un amigo, Xtian Rodriguez, que cuando hicimos el encuentro de Osos en Córdoba en 2009, se encontraron y postearon la charla, que además de ser super interesante, mencionaba el encuentro que organizamos los Osos y fue la excusa para que se encuentren (Xtian es Oso) y él tiene otro blog, más uqe recomendable (podría decir que me inspiré en él, pero se van a dar cuenta que le robo ideas...jaja), es potuyaparte.com

Me alegra que hayas podido verte reflejado en lo que escribo. Mi idea, siempre lo dije, es dejar mi testimonio para que otros sepan que no están solos en esto (de ser puto, gordo, con bastantes años, etc.) y si ayuda, mucho mejor.

Un abrazo y un placer tenerte por acá.

Franco

Emi_Sur dijo...

Un placer pasar, leer, sonreir...escribe usted con la frescura de lo vivido, con la eminencia de lo cotidiano...conserve esas cualidades, que no es tan sencillo como pareciera.

SAludos....!!


PD: parece que se han registrado casos de anencefalicos sobrevivientes y alfabetizados que se dedican, a decir imbecilidades en blogs. Es una pena!! me gustaria gritar....ANDATE A LA mierda, pero soy una dama!

=)

Gordo puto, amén dijo...

Emi
Bienvenida y gracias por tu comentario.

Por suerte sos una dama, estás presente y me obligás a comportarme, si no me sentiría con ganas de gritarles (creo que es más de uno) VAYANSE A LA MIERDA. Pero eso no se hace, no lo haría y no lo volveré a hacer. jaja
Además, como tampoco se dan cuenta que nos reimos de ellos y no con ellos, si se van, perderíamos parte de la diversión...

ALICIA dijo...

Pfff, seriecita la chica y miren-lean-donde estaba, ja hay muuuuuuchas así jajajajaja.
Y que cierto lo de los comentarios cuando son todos heteros y lo mejor que sale es hacerce el/la tonto/a o decimos: "tragame tierra". Igual es divertido porque siempre hay alguien que no termina de definirse y eso crea cierto aire de misterio que seduce(esto tiene una historia por detrás por eso lo digo).


Todavía no se van los aparatos?podríamos ponerlos en venta,pero claro quién va a querelos;pobres.

Besos Franco!!!Se lo extrañaba =)

Gordo puto, amén dijo...

Gracias Alicia.

Trataré de tener más continuidad...

Los aparatos en venta? Nooooooo. Tendríamos que pagar para que se los lleven. jajajaja

Besos Linda.

Franco