jueves, 18 de febrero de 2010

Yo soy espía


- ¡No te puedo creer! ¿De espía trabaja?

- Sí, y eso no es lo peor.

- ¿De dónde lo sacaste Nene? Cuidate, hay mucho loco suelto.

- De la línea. Todo el mundo hablando maravillas de la línea y me tenté. El tipo se describía como un gordo, de cincuenta años, peludo y era justo lo que yo buscaba. Claro, que en su descripción no daba algunos detalles.

- Sí, que trabaja de espía. Je, je.

- No, eso vino después. Hicimos contacto por la línea y “alcoyana-alcoyana”.

- ¡Qué antiguo que sos! Peor que el personaje de Francella.

- Sí, se me da por los viejazos. ¿De qué hablábamos? Me colgué.

- ¿Qué fumaste?

- Nada bolas, me distraje.

- De la coincidencia de gustos y búsquedas en la línea y usaste una frase de los ochenta. ¡Antiguo!

- Ah, eso. Había absoluta coincidencia. Claro, me dijo que exigía absoluta discreción porque era casado. Yo le dije que para mi no había problema. Pero cuando llegó empezaron las rarezas. Yo tenía la notebook abierta y la cam conectada. El tipo lo primero que me pide que apague y desconecte todo. Me pareció raro, pero no me importó. Me dijo que nunca se sabía, que no quería correr riesgos.

- ¡Qué paranoia! Bueno trabaja de eso.

- ¿Sigo?

- Dale, no te hagas el misterioso.

- Bien. En la cama todo funcionó de diez. Nos volvimos a ver. Yo siempre tomaba la precaución de tener la compu cerrada y todo desconectado y de a poco el tipo fue largando cosas: por dónde vive, cómo está conformada la familia, los problemas de guita y eso.

- Te contó de su vida como los tipos casados les cuentan a las putas.

- Y sí, soy bastante puta, pero nunca me lo habían dicho así. Ja, ja.

- ¡Cómo estamos hoy! Al final, cuándo te dijo de qué trabajaba?

- Esperá que hay algo antes. Un día mirando perfiles en una página de contactos de Osos veo un tipo lindo. Abro el perfil y casi me muero de risa. El tipo era de zona norte y se había sacado una foto en un bar que tenía una terraza al río. El tipo, el del perfil, estaba solo, con una cerveza, mirando bien a la cámara, muy seductor. De repente miro todo el contexto de la foto y en la mesa de atrás ¿quién está, sentadito con su esposa y dos cafés humeantes?

- ¡El espía!

- Sí. Me dio mucha risa. Cuando vino la siguiente vez a casa, lo esperé con la notebook abierta y en la página donde estaba su foto. El chabón no lo podía creer. Si bien el perfil no era de él, le mostré como cualquiera en pocos minutos podía bajar la foto y cortarla para usar la parte donde se lo veía a él, con el río de fondo y armarle un perfil. Estaba como loco.

- Nene, resumí, que tengo mil cosas para hacer. Cuándo te contó que hacía?

- Un día me pasó a buscar a la salida del trabajo y me preguntó si podía acompañarlo que se había atrasado con unos clientes. Yo no tenía inconveniente. Recorrimos unos tres lugares en diferentes puntos de la ciudad y en cada uno le daban bolsas de residuo negras llenas y cerradas de modo muy prolijo que guardaba en el baúl de su auto. Entonces me contó que de muy joven, cuando el padre murió, heredó su puesto en una repartición del estado, que no era otra que la SIDE. Me dio miedito. Le pregunté si seguía trabajando allí y me dijo que no, que había trabajado unos años y luego había renunciado hacía como veinticinco años. Después había trabajado de varias cosas, vendedor y hasta en un supermercado. Y que hacía unos años, con su esposa, se dedicaban al espionaje, que juntaba los residuos de papel de las empresas competidoras de las empresas para las que él trabaja. Tiene todo armado. Llega a las empresas que le interesan con una carta de recomendación de un colegio que junta papel para reciclar – ¡la carta es real! El colegio existe y junta papel para reciclar -, las empresas le separan todo los residuos en papel y de ahí saca información que les vende a sus clientes. Me contó que una vez hasta el borrador de un balance encontró. Él lo organiza como informe y lo vende.

- ¡Qué loco! De película. Pero el tipo ¿es bi o un gay no asumido?

- Hasta que lo conocí yo pensaba que todos los que se casaban y le gustaban los hombres eran no asumidos. Con este confirmé que la bisexualidad es bien diferente. Para que te des una idea. Un día íbamos caminando del auto a mi casa y se llevó por delante un poste por mirar una mina que cruzamos en el camino. Las veces que viajé con él en auto solo miraba y hacía comentarios de minas. Y te puedo asegurar que le gusta la pija más que el dulce de leche.

- ¿Pero siempre le gustaron los hombres o empezó de grande?

- Me contó que comenzó a andar con tipos de pibe. Después se casó; mientras estuvo casado no andaba con tipos. Pero después de unos años se separó. Ahí se volvió a vivir a su barrio de infancia y se cruzaba todas las tardes en el bar de la esquina con la barra de amigos. Entre ellos estaba uno que desde que él era pibe, todos decían que era el puto del barrio, pero él nunca había hecho nada, para evitar cualquier sospecha en el barrio. Una noche se encontraron en una whiskería del centro de aquellas de los setentas, y el tipo lo invitó a la casa. Fue. Se vieron un par de años y después se volvió a casar y dejó de frecuentar hombres como por diez años. Una noche, en el casino, veinticinco años después se encuentra con el gay del barrio, que ya entonces era un tipo grande y ahora era un anciano, sentado en la misma mesa de punto y banca.

- El espía se quería matar, me imagino.

- Sí. Primero le entró pánico, Él estaba con la esposa y no tenía idea que inventar si el viejo decía algo. Bueno, pero vos me dijiste que tenías cosas que hacer y te estoy entreteniendo.

- No seas pelotudo. Contá como terminó. ¿La marica vieja dijo algo?

- No. La marica vieja es un caballero, o una dama, como prefieras. Con la mirada le dio a entender que lo conocía pero no hizo ningún comentario. Zafó.

- Tuvo suerte. Le podría haber tocado una marica mala.

- Sí, también. ¿Qué loco no? Vivir espiando a los demás y no querer que tu imagen sea vista; vivir una doble vida y en el lugar menos pensado poder quedar expuesto delante mismo de quién más quería ocultarse, que tu trabajo consista en cagar a los otros metiéndote en sus vidas y robándoles información …

- Nene, ¿seguís hablando de tu espía?

16 comentarios:

Anónimo dijo...

gordo cagonnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn. come pijasssssssssssssssssssssssssss,

Anónimo dijo...

no tenes huevos para transarte a una mujer, no sos un hombre, mucho emnos sos un oso, que son animales fuertes, no los ofendas haciendote llamar oso cuando sabes q sos una mariposita

.Ophelia. dijo...

Franco, me encantó... Qué decirte, tenés cada historia, una imaginación, una memoria... envidiables... Estoy un poco amargada, pero quería pasar a leerte... Estoy harta de estos engendros que molestan... Con nosotros están bien ensañados...

Tu texto maravilloso...
Te contesté en mi blog, tu hermoso comentario...
(Y te hice una pregunta insolente...jajja)

Pd. Besos a los dos bombones. Yo también los quiero... Raúl y Franco, sean felices, contagien su amor...

Anónimo dijo...

Pd. Besos a los dos bombones. Yo también los quiero... Raúl y Franco, sean felices, contagien su amor...Y su sida

tonnta con erre dijo...

jajaja, qué de historias eh !
buenísimo. me gusta cómo relatás : )
un beso.

Gordo puto, amén dijo...

Ophelia

pasé por tu blog y no pude controlar el malestar por las molestias de estos malvivientes.
Decididamente creo -por lo que escriben- que debieran estar separados de la sociedad. Son escoria, y no merecen compartir la vida con gente que solo intenta vivir día a día, haciendo su aporte para que el mundo sea un poco mejor.

Hagamos nuestro mejor esfuerzo por ignorarlos.

Gracias por el comentario sobre el texto. En este "casi" todo es literalmente cierto. Je.

Muchas gracias por tu deseo final.
Beso.

Gordo puto, amén dijo...

Bienvenida tonnta con erre,

gracias por tu comentario,

un beso.

Anónimo dijo...

gordo, sin ofender, con que nick entras al chat de uol a buscar pendejos?

Anónimo dijo...

hola gordo, escribo para pedir disculpas, y hacele saber a Ophelia que me senti muy mal por los comentarios acerca de cuando ella fue abusada, y en cuanto a vos, igual, claro que no todos los comentarios anonimos son mios pero si me hago responsable de los mios, saludos

ALICIA dijo...

Espía...era seductor?? El James Bond argentino!!jajaja, que buenas historias para contar :) que salga el libro rapido!!!!!!!!!!!!!!!
Besos!

Gordo puto, amén dijo...

Querida Alicia,
gracias por comentar.

Los textos que posteo aquí son escritos para este blog.
El libro tiene otras historias,
y hasta ahora ninguna la compartí aquí.

Beso

tricicle dijo...

Creo que todos tenemos algo del espía y algo del espiado..

Muchas gracias por pasarte.
Por cierto, estás viendo la sexta temporada de lost?jijiji

Beso!

Gordo puto, amén dijo...

Hola Tricicle
gracias por comentar.

No, no estoy viendo la última temporada de Lost, imperdonable lo mio, espero poder conseguirla antes que me cuenten el final, jeje.

Besos

Anónimo dijo...

hola gordo, podes sacerme una duda, la pregunta es si vos le rompes el culo a raul, raul te lo rompe a vos o se lo rompen mutuamente, espero me despejes esta duda, chau un abrazo osezno

Santa María de las Flores dijo...

Me atrapó, tiene suspenso y del bueno, tiene humor, es ligero.
Me encantó.
Sigo esta noche leyendote.
Salú.

Gordo puto, amén dijo...

Gracias Santa María de las Flores.

Me alegra que disfrutes los textos.

Sos muy generosa con tus apreciaciones.

Besos.